Tod@s unidos

El 19 de octubre de 2016 ocurrió un paro y una marcha en el obelisco contra el femicidio. Según el diario La Nación y Ámbito, fueron una convocatoria para hacer conciencia y terminar con todos los horribles ataques e injusticias hacia las mujeres. Unas investigaciones probaron que en 2015 hubo 13.520 víctimas de delitos sexuales vinculados a la violencia de género, y la marcha se llevó a cabo principalmente tras el maltrato y asesinato de Lucía Pérez, una chica de Mar del Plata.

Las noticias remarcaron que mucha gente pudo ir a la marcha hacia la Plaza de Mayo a las 17 horas a pesar de la lluvia. Mucha gente estaba con carteles, paraguas y ganas de que las injusticias terminaran y a su vez todas de negro por la convocatoria del Miércoles Negro. Como dijo una coordinadora de Ni Una Menos, "Nosotras paramos contra los femicidios que son el punto más alto de una trama de violencia, explotación y crueldades que anulan las formas más diversas de autonomía y vitalidad femenina”.


En mi colegio, ese mismo día del Miércoles Negro, las profesoras nos dieron una charla y presentación en contra de los femicidios y a favor de la igualdad. Allí, nos dijeron que hay que cambiar la mentalidad de que las mujeres tenemos que aprender a cuidarnos a que los hombres tengan que aprender a no lastimarnos. Ese día, para cerrar la charla hicimos carteles. También, el día siguiente surgió un debate en la clase, donde había personas que solamente sugerían que las mujeres deberían ir más tapadas por las calles, sin embargo, el resto insistimos que no es cuestión de que las mujeres cambien. Se sabe que por ahora no podemos estar despreocupadas, pero tampoco es bueno creer que la única solución es taparnos más.


Tal y como las personas que asistieron a la marcha piensan, yo creo que la violencia hacia la mujer tiene que parar urgentemente. No es lógico que una persona femenina no pueda pasar por la calle con la ropa que quiera o que en la misma casa sufra violencia por parte de sus familiares masculinos. Se sabe que particularmente, este país no se caracteriza por la seguridad, pero mientras todos sigamos haciendo marchas y campañas por lo que queremos, es probable que logremos algo mucho mejor. Hay que seguir luchando, porque las iniciativas que particularmente tienen las campañas de Ni una Menos van a ser más fuerte de lo que la gente espera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día ambiental humano

Leyes de Mendel