Sola

Aca hay un cuento que escribí para el colegio, basándome en el cuento de Julio Cortázar "La noche boca arriba"

El tiempo pasaba, ya me estaba enloqueciendo. En esa vieja iglesia, no podía esperar mas. Era la primera vez que usaba el brillante, largo y blanco vestido y suponía que iba a ser la última. Entonces, en lo que corría el tiempo, lo acepté, él no iba a venir y yo me iba a quedar acá, sola. El lugar era tan espacioso y oscuro que podía ver la cara de decepción y pena de las pocas personas que habían venido.
De repente, el lugar se hizo millones de veces mas grande y no había ni paredes, ni techo, ni personas, solo sentía una luz. El espacio era, literalmente, todo negro excepto yo, la única en todo el cielo, estaba tan sola. Sentí que era la única que brillaba, la única que estaba presente, pero ¿Dónde estaban todos?
Cuando vi algo acercarse, era mi madre muy preocupada casi llorando porque sintió que a mi, a su única hija, me había arruinado la vida. Yo, en cambio me había quedado en shock, aturdida, decepcionada; Todo lo que siempre había querido, estaba destruido. Cundo menos lo esperé, había empezado a marearme y todo lo veía borroso, la presión empezó a bajarme y en un segundo, ya estaba en el piso, desmayada. De la nada veo como unos flashes, como si tuviera una visión.
No veo nada en todo el espacio en el que me hallaba. Solo sentía que estaba perdida, como que yo era la única estrella brillando en todo el cielo oscuro. Creía que tenia puesto algo brillante, como un vestido. Al pasar el tiempo, llegue a la conclusión de que estaba ciega o inconsciente porque no veía nada.
Cuando ya no estuve mas desmayada, desperté. Pero veía todo negro, devuelta. Parecía  que todo el esfuerzo que hice para seguir adelante no había funcionado. Cuando menos lo espere miles y millones de otras estrellas estaban alrededor mío, por fin no estaba tan sola. Entonces, pude ver desde el cielo que una mujer salía corriendo de una iglesia, llorando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día ambiental humano

Leyes de Mendel